REGISTRO

Relación con Inversionistas

Adopción del CPC 47 (IFRS 15)

En la contabilización en NIIF (IFRS) hasta el 3er trimestre de 2018, las inversiones eran reconocidas como Activo Financiero a costo amortizado, de acuerdo con la Resolución nº 1.261 del 10/12/2009 (Consejo Federal de Contabilidad). Como resultado, los ingresos en NIIF (IFRS) reflejaban el movimiento del Activo Financiero. A partir del 1º de enero de 2018, pasó a ser obligatoria la adopción del IFRS 9 (CPC 48) o del IFRS 15 (CPC 47), con la divulgación de esta nueva contabilización, a partir de los Estados Financieros Anuales de 2018. La Compañía optó por adoptar el IFRS 15, cuyos principios se basan en el modelo de negocio que identifica el contrato con el cliente (bienes o servicios) y sus respectivas obligaciones contractuales de desempeño, definiéndose el precio de la transacción y el reconocimiento de los ingresos, a partir de la realización de esas obligaciones (reconocimiento del Activo Contractual).

La tasa considerada para el cálculo del Activo Financiero era la Tasa de Remuneración del Activo Financiero (TRAF) que igualaba el valor presente de las inversiones con el valor presente del flujo de los recibimientos del activo financiero, es decir, era la tasa interna de retorno del flujo. Para el cálculo del Activo Contractual, la tasa adoptada pasa a ser la tasa de mercado a la época de la subasta, fijada a lo largo del plazo de la concesión (“Tasa del Proyecto”). Taesa ha optado por adoptar el Costo Medio Ponderado del Capital (WACC) real de la subasta (ANEEL) como la Tasa del Proyecto por ser una tasa conocida y de referencia para el mercado. Es importante mencionar que esa alteración en la tasa que se explica arriba se aplica sólo a las empresas que fueron construidas por la Compañía o están en proceso de construcción. En el caso de adquisiciones brownfield, no hubo un cambio de la tasa, porque no era posible retroceder a la fecha de construcción del proyecto. Por eso, entendemos que la tasa utilizada hasta el momento es la más adecuada.

Con base en lo que mencionamos arriba, la contabilización del activo de transmisión ha pasado a vigorar como Activo Contractual y no más como Activo Financiero. Por lo tanto, el Activo Contractual se calcula mensualmente a partir del flujo futuro de lo recibido traído al valor presente por la Tasa del Proyecto.

Flujo de efectivo del proyecto

En el método contable adoptado (CPC 47 – Activo Contractual), las eficiencias generadas en el proyecto en construcción se contabilizan como margen de construcción en los ingresos. Es decir, los ingresos de construcción pasan a constituir un margen de construcción, calculado por la diferencia entre el Valor Presente de RAP y el Valor Futuro del Costo de la Construcción, en el momento de la entrada en operación (vea la figura al lado). Por tanto, si antes en el Activo Financiero, el impacto de la construcción en el resultado era prácticamente nulo durante la fase preoperacional (los ingresos de construcción son iguales al costo de construcción más PIS/COFINS), ahora en el Activo Contractual, el margen de construcción impactará el Estado de Resultados del proyecto. En otras palabras, los ingresos de construcción pasan a ser calculados a lo largo del período preoperacional por el costo de construcción más el margen de construcción.

Otro cambio importante ocurre en la línea de remuneración del activo. En el método del Activo Financiero, el ingreso de remuneración se calculaba a partir de TRAF que se refería al saldo del activo financiero, desde el inicio de la concesión. En el método del Activo Contractual, ese ingreso de remuneración se calcula con base en la Tasa del Proyecto sobre el saldo del activo contractual y pasa a ser contabilizado solamente después de la entrada en operación del proyecto. Durante el período em construcción, los intereses de remuneración son parte de la Receta de Construcción y el cálculo es el mismo descrito anteriormente..

Las demás líneas de los ingresos en NIIF (IFRS) (O&M y Corrección Monetaria del Activo) mantienen exactamente el mismo criterio de contabilización del método anteriormente utilizado.

Otro cambio en la adopción del CPC 47 ocurre en el tratamiento de anticipos con proveedores. Antes con el Activo Financiero, el anticipo se registraba directamente en el balance general como activo financiero y por lo tanto, no transitaba en el resultado. A partir de la contabilización por el Activo Contractual, ese anticipo debe necesariamente pasar por el resultado como costo de construcción.

Adicionalmente, la Comisión de Bolsa y Valores – CVM publicó la Circular No. 04/2020 del 1 de diciembre de 2020, con orientación sobre los aspectos relevantes de CPC 47 y CPC 48 (equivalentes a IFRS 15 e IFRS 9, respectivamente) para las cotizaciones públicas. empresas de transmisión de electricidad. Así, la Compañía ajustó sus prácticas contables en relación a sus activos contractuales, revisando sus estimaciones e identificó los siguientes impactos, netos de impuestos: (i) R$ 124,9 millones para el año 2020, registrados en los resultados del año; y (ii) R$ 63,5  millones de años anteriores, registrados en la cuenta de reserva especial en el Patrimonio Neto.

Impactos del cambio contable de CPC-47 registrado hasta ahora:

El ajuste generado por la adopción del CPC 47 a partir del 1º de enero de 2018:

(i) Para el saldo inicial (de partida) del Activo Contractual en 1º de enero de 2018, el ajuste fue lanzado en la cuenta de reserva especial del ejercicio 2018 (Patrimonio Neto), R$ 113.399.544,45, referido a años anteriores;

(ii) Para el Ejercicio Social de 2018, el ajuste fue lanzado en los Estados de Resultados de un monto de R$ 116.924.085,17 y destinado a la cuenta de reserva especial al final del año, neto del 5% que se retuvo como Reserva Legal;

(iii) Para el año fiscal 2019, el ajuste se contabilizó en los Estados de Resultados por un monto de R $ 291.323.518,24 y se asignó a la cuenta de reserva especial al final del año, neto del 5% que se retuvo como reserva legal.

(iv) Para el Ejercicio 2020, se contabilizó el ajuste en las Cuentas de Resultados por el monto de R$ 631.469.547,58 (incluyendo el monto de R$ 124.947.792,20 relacionado con el OFÍCIO-CIRCULAR/CVM/SNC/SEP/nº04/2020) que se asignó a la cuenta de reserva especial al final del año. Además, el monto de R $ 63.583.002,83 también relacionado con la CIRCULAR OFICINA/CVM/SNC/SEP/nº 04/2020 de los años anteriores se registró en la cuenta de reserva especial, en el patrimonio neto de 2020. Es importante señalan que para el año 2020 no se constituyó la reserva legal (5%) con base en el art. 193 párrafo 1 de la Ley de Sociedades Anónimas, que establece que la Sociedad podrá dejar de constituir la reserva legal para el año en que el saldo de dicha reserva, más el monto de las reservas de capital a que se refiere el párrafo 1 del artículo 182, exceda el 30% de la capital Social.

Los ajustes antes mencionados ascienden a R$ 1.216.699.698,28, de los cuales R$ 1.196.287.318,11 se registran como Reserva Especial y R$ 20.412.380,17 como Reserva Legal (5%). Es importante señalar que los efectos relacionados con la adopción del CPC 47 se excluyen de la utilidad neta distribuible y, durante el año, se registran en la cuenta de Utilidades Acumuladas, siendo asignados a las cuentas de Reserva Especial y Reserva Legal al cierre del período. año fiscal.